Testimonios | Clientes |

Enfermedades Pulmonares


En este grupo de enfermedades se encuentra principalmente el enfisema y la bronquitis crónica, las cuales se desarrollan despacio y silenciosamente, los síntomas empeoran continuamente y pueden limitar la habilidad de la persona para efectuar su rutina diaria e inclusive en casos severos puede evitar que la persona realice sus actividades básicas como caminar, cocinar o cuidar de sí mismo.

Hasta la fecha ninguna de las medicaciones existentes ha demostrado modificar el progresivo deterioro de la función pulmonar, por lo que el objetivo del tratamiento de este tipo de enfermedades es lograr disminuir los síntomas y las complicaciones. Pero gracias a los avances de la ciencia se ha podido encontrar una alternativa para mejorar la calidad de vida de pacientes con este tipo de enfermedades a través de tratamientos con células madre adultas.

Algunos órganos o tejidos como el pulmón no tienen suficientes células madre residentes en ellos y, por lo tanto, no son capaces de regenerar el órgano dañado. Sin embargo, las células madre residentes o propias del pulmón pueden ser “reforzadas” por las células madre mesenquimales adultas y con la estimulación necesaria provenientes de las células del órgano dañado, las células mencionadas pueden convertirse en células pulmonares y ayudar a reparar las lesiones del pulmón. Una vez estas células de refuerzo han llegado al órgano enfermo, se anidan en él en virtud de que reciben los estímulos necesarios para ello y son capaces de diferenciarse en epitelio bronquial y alveolar, epitelio vascular y células intersticiales convirtiéndolas en candidatas primarias para reparación pulmonar