Testimonios | Clientes |

Técnica - Terapia con células madre


El aislamiento se logra mediante la punción de sangre de la médula ósea donde se encuentran estas células madre en pequeña cantidad y/o en la grasa del paciente. “Se toma una muestra por punción de la médula ósea con anestesia local, y después se procede a la centrifugación de la muestra, para que se separen los elementos de la médula (plasma -células). Esta técnica de aislamiento se denomina Gradiente de densidad, para ella se utilizan varias sustancias (ficoll, dextran) que hacen que se separen aún más las células, y luego puedan ser llevadas a cultivo en incubadoras especiales, en condiciones similares a las que tienen en el tejido vivo, donde se multiplican las stem cells mesenquimales. Estas células estarán luego en condiciones de ser colocadas en las articulaciones u otro tejido que requieran regenerarse”

Pero en este proceso, de cada 10 mil células aisladas, un pequeño porcentaje son stem cells del tipo que se buscan. Esto fue lo que motivó a los especialistas a dar otro paso en su investigación, que es el de expansión en cultivos: “La expansión en cultivo nos permite aislar las células, pero en lugar de inocularlas, las sometemos a un procedimiento de cultivo celular en placas adherentes. Así, en un período de 2 a 4 semanas se logra, a partir de un número muy pequeño de ellas, su crecimiento y multiplicación. En vez de tener 2 o 3 por cada proceso de aislamiento, con la expansión, logramos obtener hasta 10 millones de células madre.